AGITACIÓN DEL AMAMANTAMIENTO

Foto de construyendounafamilia.com


“RECHAZO INCONSCIENTE E IRRACIONAL”

Algunas madres que acompañamos lo definen cómo:

 “Por las noches, no soporto que mi bebé me pida pecho, quiero evitarlo, al final me enfado de tal manera conmigo misma (porque realmente es lo que más quiero en este mundo) que suelo tener que dejar el bebé a mi marido, no lo entiendo.”

Otras muchas,  experimentan angustia ante el momento de dar el pecho a su bebé y sufren malestar emocional en cada toma, deseando que el momento se termine. A todo este proceso se le conoce como agitación del amamantamiento y es más frecuente de lo que en un inicio parece.

“NO HAY RAZÓN PARA AVERGONZARSE PERO ES NECESARIO RECONOCERLO”

La lactancia materna (disfrute de un momento único entre ambos) es cosa de dos, de la madre y de su bebé, pero en ocasiones puede que la madre lo viva como un proceso molesto. Todas las sensaciones que se viven en la agitación del amamantamiento, la mayoría son desagradables; un sentimiento de rechazo, querer apartar al bebé que está tomando el pecho, al final estamos ante sensaciones que van más allá de la razón. Por desgracia, la situación se convierte insoportable y con sentimiento de culpa.

La mayoría de las mujeres que les sucede esto, a las que prestamos nuestra ayuda en Mimando a Mamá, lo pasan realmente mal, pero una vez entendido el asunto, que todo lo que viven y experimentan tiene un nombre, les consuela y llegan a entenderse y ayudarse un poco más.

El término de agitación del amamantamiento se relaciona con “querer y no poder”. Es más una cuestión de hormonas (una sensación primaria generada por el cuerpo) aunque la causa de la aparición no está del todo clara. Desean amamantar a su hijo/a pero físicamente no pueden pero es importante resaltar que este proceso no está relacionado con no querer al hijo/a ni tampoco con ser peor madre.

Entre los síntomas de la agitación por amamantamiento están; desear el fin del momento, ansiedad por el momento en el que tu hijo/a te pide pecho, sentimientos de angustia o ira, taquicardias, sudoración y sentimientos contrapuestos en tu persona,…  Cuando en Mimando a Mamá tenemos casos de agitación del amamantamiento y todos estos síntomas y muchos más, entre las pautas que presentamos, existen unas muy importantes:

– Primeramente es necesario definir el término de manera clara y entendible para la mujer que acompañamos. Saber que se trata de una situación normal y que no depende de una misma. Se trata de algo más fisiológico y que se puede llevar a cabo con las medidas correctas. Compartir experiencias es la clave para este primer punto.

– Se trata de algo transitorio, de un momento puntual por lo que llegará a su fin. La agitación del amamantamiento también está relacionada con la falta de sueño y el estrés (Dos aspectos que se también se tratan en nuestros talleres de sueño, os dejamos aquí el link https://mimandoamama.es/taller-del-sueno-en-la-infancia/ ).

– Tener definidas cuáles son las tomas en que suceden las agitaciones, esa sensación insoportable, para tratar de limitarlas y encontrar otras alternativas más acertadas. En nuestros talleres de LACTANCIA siempre revisamos la posición del bebé al mamar, ya que puede ser la causa del problema. Aquí os dejamos el link del taller de lactancia. https://mimandoamama.es/lactancia/

– Distraerse es otra buena manera de sobrellevar el asunto o practicar la atención plena.

– Recuerda que el destete será la última de las decisiones ya que se pueden tomar otras mejores. Antes de llegar a este último término, informarse es lo más adecuado.

El resto de pautas y consejos los podrás conocer en nuestros talleres o consultas a domicilio ¡TE ESPERAMOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *