BEBES / crianza / LACTANCIA / matrona

DESTETE RESPETUOSO

DESTETE RESPETUOSO: CORRIENTE DE CRIANZA RESPETUOSA

“Cada lactancia es única y cada destete único  con sus respectivas emociones”

En muchos de los cursos que impartimos, el quipo de Mimando a Mamá ha descubierto una de las preguntas muy frecuentes referente al destete: ¿Cómo realizar el destete para no sufrir?

Ante dicha pregunta, hay varios matices interesantes a destacar. Dar el pecho no debe de ser una obligación a cumplir. Hay mujeres que lo eligen y hay otras que optan por otros métodos,  la respuesta a la pregunta también debe ir de la misma mano; respetuosa y de manera gradual. Pero al final del proceso, tanto la madre como el bebé aprenden a ofrecer y recibir alimento, comunicación, contacto,…a través de otra manera que no es el pecho.

El destete no es un proceso en el que una(o) programa, ni existe una fórmula, por mucho que así lo queramos enfocar, se trata de un cambio al que el bebé en cuestión debe dar respuesta. Lo ideal, es que el destete sea respetuoso con el ritmo del bebé, sin presión y de manera natural. Es común encontrarse con sentimientos y sensaciones de culpa, frustración,… pero debe entenderse como una transformación de amor que se expande hacia otra opción. Es importante considerar el proceso como un procedimiento que puede llegar a ser lento.  

Entre todas las vivencias que escuchamos, una de ellas a la que catalogamos como respetuosa es la siguiente: Madre de una niña, que empieza con la lactancia exclusiva (6 meses), posterior empieza alternar la leche materna y resto de alimentos, pero el destete total (eliminación de la leche materna) llega a los 2 años y medio, cuando la niña y la madre decidieron poco a poco ir disminuyendo sus demandas hasta convertirlas en nulas. No hubo presiones ni fechas, simplemente se respeto el proceso de manera natural.

Existen multitud de casos, algunos tuvieron el destete antes de la fecha señalada del caso anterior, y otros llegaron a los cuatro, cinco o siete años. Cada bebé tiene sus ritmos y no hay dos destetes iguales como no hay dos bebés con ritmos iguales.

Es necesario destacar que un destete respetuoso requiere paciencia, calma por ambas partes,  nula presión,… y tener bien presente que para ir disminuyendo las tomas de manera progresiva  y finalizar la lactancia uno de los mejores consejos sería; no ofrecer pero no negar el pecho. También es importante saber que no podemos dejar de amamantar de un día para otro, ya que al seguir produciendo leche, podríamos generar una mastitis y nuestro bebé tampoco comprendería lo que está sucediendo.

El destete es un acontecimiento de suma importancia por lo que es aconsejable no unirlo con un momento de estrés adicional (cambios de rutina). Cuando estés en el proceso sobre todo hazle saber a tu bebé que lo sigues amando de la misma manera a pesar de no tener ese vínculo. Para ello regala besos, caricias, comparte juegos y canciones,…

Además de las recomendaciones anteriores es importante prestar atención a los siguientes aspectos:

  • Llevar el destete de la manera más gradual posible
  • No ofrecer el pecho a la mínima de cambio, pero tampoco negárselo en todas
  • Anticipar los momentos de toma e intentar enfocar su atención de otra manera
  • En situaciones de hambre o sed, sustituir pecho por otro alimento o bebida.

Y tenerlo bien en cuenta, que ante este proceso no estáis solos, el equipo de Mimando a Mamá está con vosotros

Autor

mimandoamama@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *