Sin categoría

La estimulación temprana o como jugar con tu bebé en su primer año de vida.

Me llamo Bea y soy mamá de 2 niños de 33 y 7 meses. Como todas las que han sido mamás y
más con dos peques tan seguidos sabréis que no todo es fácil, más bien al contrario. El día a
día se hace complicado, pero como siempre se dice , y es verdad, su sonrisa hace que todo
valga la pena.

Pero hoy no voy a hablaros del día a día, ni de los problemas que van surgiendo para gestionar
las necesidades de ambos y las nuestras propias, hoy voy a hablaros de algo que para mí debe
ser lo más importante: el juego con nuestros bebés. Y sí, os hablo que para mí es lo más
importante, más que tener la casa limpia o hacer la mejor receta de BLW del mundo. ¿Por
qué? Por qué gracias al juego, al dedicar esos ratos a mi o mis bebés, creamos un apego
seguro, una relación que le permitirá, a medida que va creciendo explorar el mundo a través
de la seguridad que le aporta saber que su figura de apego, normalmente la mamá en las
primeras edades y que se va extendiendo a papá y posteriormente la familia más cercana, está
ahí para él.

Aunque nunca me he dedicado a ello, además de mamá soy maestra de infantil y con mis
peques he podido unir estas dos pasiones y proponerles juegos, actividades y experiencias que
les ayuden a ir conociendo el mundo y entendiéndolo. Hoy quería contaros un poco como lo
he hecho, daros ideas por si alguna no tiene muy claro como hacerlo y sobre todo compartir
con vosotras mi experiencia.

Antes de empezar a contaros alguna actividad concreta quería hablar sobre el movimiento:
cualquier niñ@ sano aprenderá a moverse por si mismo, irá consiguiendo el solo los ítems del
desarrollo motor sin intervención del adulto. Cuando el bebé vaya consiguiendo estos avances
solo, significará que está preparado para ello tanto su físico como su mente, por lo que serán
avances más seguros, de los que vuestr@ peque disfrutará y vosotros con él. No sirve de nada
intentar forzarlo a hacer cosas ( andar, ponerse boca abajo, gatear, etc.) Para las que no está
preparado, por eso las actividades que os voy a contar ahora son para ir proponiéndolas a los
bebés a una edad aproximada pero siempre sin forzar, si veis que no hace caso, lo dejamos
para otro momento más adelante. No hay que tener prisa, hay que disfrutar de los momentos
con ellos.

Y ahora sí, vamos al lío: En mi opinión hay 4 cosas básicas para realizar con los bebés. Os las
cuento y luego os explico un poco de cada una.
-Mucho suelo
-Hablarles mucho
-contarles cuentos y canciones
-Darles muchos besos, abrazos , masajitos. En definitiva muchos mimos. Y sí, muchos brazos
también.

Estar en el suelo, sobre una superficie que les permita desplazarse con facilidad cuando
quieran hacerlo, es la mejor estimulación para los bebés. Cuántas más horas pasen en él,
mejor. Debemos dejar siempre al bebé boca arriba y a medida que su musculatura vaya
cogiendo fuerza, el solo irá girando primero para los lados hasta ponerse boca abajo. Por eso
mis primeras propuestas de estimulación son móviles Montessori, hay 4 modalidades pero yo
solo usé los dos primeros: uno de contrastes en blanco y negro y otro de rombos de colores
primarios.

¿ Por qué no usé los siguientes? Pues por qué Mateo ya giraba su cabecita, seguía
los objetos con la mirada y pensé que era el momento de pasar a ponerle objetos en el suelo
en vez de colgando, para estimular así que se girara, que descubriera que el mundo está ahí,
en el suelo y no arriba. Si queréis saber más sobre estos móviles os dejo el siguiente enlace
que me sirvió a mí de guía: http://www.pequefelicidad.com/2016/10/moviles-
montessori.html?m=1 además explica los pasos para hacerlo DIY.


Cuando empezó a girarse, además de su pelota Montessori, que recomiendo muchísimo ya
que tiene un agarre muy fácil y permite a los niños/as agarrarla con facilidad estimulando su
psicomotricidad fina y su coordinación óculo manual, empecé a colocar cerca de él unas
pelotas sensoriales que nos regalaron y son una maravilla: son 6 cada una con un sonido y
trayectoria diferente. Al mover los pies o las manos le daba y se movían o sonaban y le
encantaba intentando estirar la mano para cogerlas. Con ellas poco a poco fue desplazándose
un poco hasta que empezó a arrastrase primero y luego a gatear.
Otra propuesta de juego indispensable para mí es el conocido como cesto de los tesoros: un
cesto de mimbre o similar donde metemos objetos de la vida cotidiana ( madera, metal,
texturas variadas, etc.) Si lo hacéis comprobaréis que les interesan mucho más estos objetos
que los juguetes: pasarán un buen rato cogiéndolos, metiéndoselos a la boca, dejándolos caer,
haciendo ruido etc. Estos objetos y sus diferentes texturas les proporcionan multitud de
estímulos. Por eso el cesto de los tesoros es algo que no falta en nuestro rincón de juego,
renovando cada cierto tiempo dichos tesoros.
Una vez que el bebé se mantiene sentado las actividades q realizar con él para estimular su
movimiento son muy amplias: tubos o cajas de cartón gigante para pasar por ellas, rampas,
cintas colgantes que pueda estirar, paneles sensoriales con diferentes texturas, dejarlo
experimentar con revistas, con papel higiénico, con pintura comestible y un sinfín de cosas que
fortalecerán vuestro vínculo y hará que disfrutéis aún más de vuestr@ pequeñ@.

Autor

mimandoamama@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *