UN DESEO HECHO REALIDAD

UN DESEO HECHO REALIDAD

Image

Desde que era niña siempre soñaba con ser mamá, pensaba en los nombres que le pondría incluso cuántos tendría. Hace 10 años conocí al que hoy es mi marido y si algo teníamos claro es je queríamos ser papás. Así que cuando estaba en mi mejor momento de embarazo, cuando ya iba a elegir todas las cositas para mi bebé, declaran el estado de alarma. Siempre había imaginado como iba a ser mis clases de preparación al parto o elegir cada uno de los detalles ,pasarme los días eligiendo cosas o visando esos escaparates que tantas veces habíamirando con ilusión, pero esta vez no pudo ser, no pude pasear para encontrar cada detalle, tampoco pudo ser la preparación al parto presencial. Por suerte esta interbet y esas compras y esa super preparación al parto tuvo que ser por este medio. Últimas pruebas, ecografías, análisis sola sin poder estar acompañada y disfrutar juntos de la etapa.El 25 de junio de 2020 ese día hubiera empezado con la tradicional cremà de las hogueras, pero este año era diferentes, aunque sí que desde casa pudimos ver la palmera, así fue cómo empezó el día más bonito de mi vida. Nos acostamos pensando que sería una noche más, pero a las 4 de la mañana ya empezó todo. Se me hizo una fisura en la bolsa y el líquido amniótico empezó a salir de forma muy lenta. No le dimos importancia y seguimos durmiendo, bueno yo ya no pude dormir, dándole vueltas a la cabeza, pero me encontraba genial, no tenía contracciones, no notaba nada distinto. Cuando a las 8 nos levantamos, parecía que había más líquido, así que, le dije al papi que mejor ese día antes de ir a trabajar nos fuéramos a urgencias por si acaso, pues había algo de sangrado. Me duché tranquilamente, me lavé el pelo y desayuné y al cerrar la puerta pensé y si cuando volvamos ya somos tres. Una hora y media más tarde llegamos al hospital con todas las medidas de seguridad, no hay que olvidar que estamos en época de pandemia por lo que solo me dejaron entrar a mí, yo estaba tranquila, pero me sentía sola, momento duro pues había imaginado este momento tan diferente. Cambio de mascarilla, ¿de cuántas semanas estás? de 38+6 venga pues para dentro. Allí me recibe una enfermera y enseguida le cuento todo y me dice que seguramente me quede pero que me van a poner en monitores. Sigo sola, mi marido fuera esperando con la incertidumbre de que pasará, pero yo estoy tranquila, me encuentro muy bien, como si nada. Monitores bien y me dicen que la ginecóloga está atendiendo a un parto con cesárea y que tengo que esperar para que me vea, le digo que si puedo salir a pasear por la sala de espera donde estaba mi marido y me dice que sí, pero que no me vaya muy lejos. Así que, a pasear, aviso a mi mami (la verdad que la eche mucho de menos) al cabo de 1 hora, me llaman me ve la ginecóloga y me dice que me quedo que ya he dilatado y que por la tarde noche nacerá Andrea, así que ya dejan que mi marido vaya a por la maleta y entre conmigo a la dilatación.  Me ponen la vía, prueba de PCR y a esperar con los monitores puestos. Sin parar de reírme, moverme, bailar y botar en la pelota, los ejercicios de Laura y África de @mimandoamama son geniales. Cuando estaba de 5 cm me dijeron si quería epidural y lo estuve pensando porque me encontraba genial, pero cuando estaba de 6 dije epidural, aconsejada por una enfermera. Ya desde ese momento no pude estar de pie y a la hora ya estaba de 10 lista para empujar. Y le dije a marido “cariño llama a la matrona que estoy lista para empujar”. Y después de unos empujones y ningún punto nació nuestra pequeña a las 15:55. Me la pusieron encima y en ese momento se detuvo el tiempo, mi marido y yo nos miramos y no podíamos parar de llorar de la emoción de ver cómo esos dos ojitos tan grandes nos miraban sin parar. Qué momento más precioso. Mientras sacaban los restos de la membrana, que costó un poco, pero ya nada importaba, teníamos a nuestra pequeña. Después vimos la placenta. Tras un piel con piel soñado, nos subieron a planta, al despedirme y dar las gracias por ese parto tan precioso, les dije que en poco tiempo me verían por allí, estaba deseando repetir la misma experiencia.Tuvimos mucha suerte de contar con todos los profesionales que nos tocaron, matronas, auxiliares, ginecóloga, pediatras, cocineras (que nos mimaron tanto), todos estos profesionales nos hicieron la estancia en el hospital muy fácil, nos hicieron sentir como en casa, y es que cuando no puedes tener a tu familia cerca esos días, se agradece que te traten así de bien, gracias. Bebé eres lo mejor que nos ha pasado en la vida. Gracias vida por darnos el mejor regalo.

Deja una respuesta